SEPBLAC Servicio ejecutivo de prevención del blanqueo capitales

SEPBLAC

SERVICIO EJECUTIVO​​ DE LA COMISIÓN DE​​ PREVENCIÓN​​ DEL​​ BLANQUEO​​ CAPITALES​​ E INFRACCIONES MONETARIAS

 

C:\Users\maria\Desktop\gestión-alertas.jpg

 

El​​ SEPBLAC es el brazo armado de la lucha contra el blanqueo de capitales y​​ financiación​​ del​​ terrorismo,​​ Depende​​ ​​ de la Secretaria de Estado​​ de​​ Economía y Apoyo a la Empresa,​​ estando adscrito al Banco de España.

 

Está​​ formado por Inspectores de Hacienda​​ e​​ Inspectores de Aduanas, y​​ se​​ encuentran​​ adscritas al​​ mismo la​​ Brigada Central de Inteligencia Financiera del Cuerpo Nacional de Policía,​​ La Unidad de Investigación de la Guardia Civil.

 

Sus​​ principales funciones son:

 

  • Unidad de inteligencia financiera. Solicita información sobre operaciones de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

  • Elabora​​ informes de inteligencia financiera guiando a las autoridades en la lucha contra el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

  • Supervisa el cumplimiento de la normativa antiblanqueo por los sujetos obligados.

 

Su presupuesto en el 2017 fue de 32 millones de euros y cuenta con 77 empleados.

 

Durante el ejercicio 2016 el SEPBLAC analizo 4.842 expedientes, de los cuales 3.920 procedían de información facilitada por entidades financieras, 398 de notarios, 271 de registradores, 17 de abogados y 236 de otras fuentes.

 

De las cifras anteriores puede verse la gran desproporción existente, pues prácticamente el 81% de los expedientes analizados, provienen de información facilitada por​​ las​​ entidades financieras. Esto es consecuencia de que en los primeros años de funcionamiento el Sepblac puso la mayoría de sus esfuerzos en este segmento de sujetos obligados, lo que ha supuesto importantes sanciones como​​ la​​ suspensión​​ de la entidad de pago “Madrid Money Trasfer” o la sanción por infracción grave a Austrogiros.

 

A nivel internacional, el Sepblac ha realizado 126 solicitudes de información: 16 a Reino Unido; 13 a Suiza; 7 a Luxemburgo y 7 a Andorra.

 

La reciente imputación de​​ Caixabank​​ por la Audiencia Nacional por “falta de diligencia debida en la prevención del blanqueo de capitales”, en opinión de los expertos es un punto y aparte en la lucha contra el blanqueo, pues en el auto del juez Ismael Moreno se deja muy claro la diferencia entre “lo que​​ están​​ haciendo los bancos y lo que tendrían que hacer”.

 

En esta misma línea se lamenta el Sepblac de la actuación generalizada de los bancos, que si bien cumplen con la obligación de comunicar​​ las​​ operaciones sospechosas, no​​ toman​​ ninguna medida para evitarlas.

 

Dicho de otra manera, los bancos cumplen escrupulosamente las obligaciones de comunicación, inundando de expedientes​​ al​​ Sepblac, muchos de los cuales se habrían solucionado con una sencilla operativa de esclarecimiento sin necesidad de comunicar al SEPBLAC, mientras​​ que otros, que como bien indica el Juez Ismael Moreno en su auto​​ ​​ de​​ Caixabank,​​ “eran conocidos por todo el personal de dirección de la entidad” sin que nadie tomase medidas para evitarlo.

 

Hace​​ tan​​ solo unos​​ días​​ ​​ UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil) ha detenido​​ a Eduardo Zaplana por “blanqueo de capitales”​​ al intentar repatriar 10,5 millones de euros de​​ Panamá,​​ ​​ ​​ ​​ procedentes​​ de comisiones ilegales cobradas​​ durante su etapa de presidente de​​ la​​ ​​ Generalitat Valenciana.

 ​​​​ 

Lo curioso del caso, es que estos delitos de malversación y cohecho ya habrían prescrito, pero el delito de blanqueo se produce cuando repatría los fondos obtenidos presuntamente de forma ilegal e intenta introducirlos en los circuitos legales financieros.

 

También hace pocos días, en lo que algunos han llamado un “aviso a navegantes” el Sepblac llama la atención sobre​​ la considerable disminución en​​ el​​ número​​ de comunicaciones del colectivo de abogados, cuando es notoria su participación en el diseño de estructuras​​ societarias​​ y financieras para la canalización de los enormes flujos de fondos que se generan en el blanqueo de capitales.

 

En esta misma línea, el Sepblac​​ se queja de la operativa seguida por el “sector inmobiliario” que se limita a comunicar hechos objetivos sin entrar en la acreditación del origen de los fondos y sin un contrastado conocimiento del cliente.