La importancia de la comunicación en tiempos de crisis

Imagen que contiene dibujo Descripción generada automáticamente

Las estrategias de marketing y comunicación siempre resultan de gran importancia para las empresas, pero más en tiempos de crisis como el que estamos viviendo. En las últimas semanas, la pandemia ha causado cambios inconcebibles en nuestro modo de vida, pero la comunicación es una parte esencial del ser humano y, por ende, de todas las organizaciones empresariales. 

Desde que se declarara el estado de alarma en España, la demanda de información por parte de los ciudadanos ha sido constante. Esto se refleja en el récord de audiencia de la televisión y la emisión mayoritaria de programas de información y actualidad.

En estos momentos, los ciudadanos buscan información y los periodistas deben ofrecerla tomando como fuentes tanto a las instituciones públicas como a las empresas. Esta demanda de información empresarial incrementa la necesidad de las compañías de contar con un gabinete de prensa o agencia de comunicación capaz de trasmitir sus acciones. La importancia de comunicar y hacerlo bien en situación de crisis es aún más elevada. 

En plena crisis global provocada por el COVID-19, son muchas las dudas que se presentan en la mente de las empresas acerca de las estrategias a adoptar para hacer frente al problema. En este sentido, al igual que se está haciendo imprescindible tomar medidas preventivas a nivel sanitario para paliar los efectos negativos en la población, a nivel de comunicación ocurre lo mismo. 

Ahora es más importante que nunca ofrecer todo el conocimiento al servicio de las empresas para superar la situación de la mejor forma posible, en materia de comunicación y de reputación. Los ciudadanos tienen memoria y las empresas que, a lo largo de esta crisis hayan comunicado de forma correcta, serán recordadas y premiadas por la fidelidad de sus clientes.

  • La demanda de información se dispara y las audiencias de los medios de comunicación baten nuevos records
  • Los ciudadanos demandan información veraz y transparente que transmita confianza, también a las empresas
  • Las agencias de comunicación y profesionales del sector se han convertido en un punto de apoyo para las compañías

Reducir la comunicación, o incluso suprimirla, siempre pasa factura. La popular frase “quien no comunica, no existe” se convierte en una necesidad básica para toda empresa en tiempos de crisis. En un momento adverso como el actual, la comunicación se convierte en la mejor estrategia para reforzar la imagen corporativa de una compañía. 

Como ejemplo, Marks & Spencer siguió comunicando y estando al lado de los británicos durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fabricó ropa para los británicos con los materiales limitados de los que disponían y a pesar de que más de 100 de sus tiendas fueran atacadas por bombardeos. Una contribución muy valorada y aclamada en el Reino Unido. 

Sin embargo, la comunicación en esta crisis no debe ser superficial y sinsentido, sino una comunicación con significado y que aporte valor. En primer lugar, hay que transmitir el “mensaje de servicio”, es decir, ser transparentes con las medidas adoptadas debido a esta crisis y si hay algún cambio en la política de la empresa: por ejemplo, El Corte Inglés detalla sus nuevos horarios, informa de cómo acceder a sus centros, establece horarios específicos para las personas mayores, etc. 

El segundo ejemplo alcanza el nivel “unidos somos más fuertes”. En esta comunicación, las marcas informan de las acciones que llevan a cabo para ayudar al conjunto de la sociedad a superar la situación. Por ejemplo, Inditex anuncia que colabora con la fabricación de mascarillas; otras empresas hacen respiradores, o bien reparten comida para las personas sin recursos. Se trata de demostrar que estamos “unidos” y que lo superaremos “juntos”.

En tercer lugar, la comunicación más personalizada, para aquellos clientes que confían en nosotros y a los que debemos acercarnos con mensajes sencillos pero que reconforten. Si una persona realiza una compra, agradecérselo por email. Preocuparse, en definitiva, de la cartera de clientes para que sepan que seguimos cerca. 

En definitiva, la comunicación no hace una pausa, nunca se detiene. Y es ahora, cuando están los ciudadanos en casa, cuando más la demandan.

En tiempos revueltos, la diferencia entre no comunicar o comunicar mal, y comunicar bien puede significar la supervivencia de la empresa después de la alarma sanitaria. En Yip lo sabemos bien, y podemos ayudarte.