El “contexto” en la Mediación.

foto_alv

Angel Luis Vazquez

Economista Mediador Civil, Mercantil y Concursal Administrador Concursal Experto contable, financiero y Fiscal Coach

ico_facebook ico_linkedin ico_twitter ico_blog

FUENTE: NO ES LO MISMO – Silvia Guarneri y Miriam Ortiz. Lid Editorial, pagina 48y siguientes

Al igual que en la celebración de una cumbre de Jefes de Estado, las personas que trabajan en el protocolo del evento son conscientes de que el resultado de las conversaciones en muchos casos depende de estos aspectos preparatorios y logísticos, el mediador tiene que ser consciente de que la consecución de un buen acuerdo, satisfactorio y duradero, va a depender en gran medida del “contexto” en el que se desarrolla el proceso de mediación.

 

Si acudimos a la RAE[1], en su origen etimológico nos dice que procede de la palabra en latín “contextus”, que a su vez puede significar un entorno lingüístico del que depende el sentido de una palabra, frase o fragmento determinado, o un entorno físico o de situación político, histórico, cultural o de cualquiera otra índole, en el que se considera un hecho. Dicho de otra forma, podemos definirlo a todo lo que acompaña a lo que se dice “con el texto”.

Toda mediación, esta inserta en un contexto y todo contexto va influir en la mediación.

Esta es una premisa que como mediadores no tenemos que olvidar nunca, y prestar una especial atención para generar el contexto adecuado en el que las partes sientan que se encuentran en buenas manos, con un profesional competente, en un ambiente seguro, donde pueda abrirse y mostrar sus vulnerabilidades, pues va a ser escuchado con compresión, apoyo y empatía, lo que nos va a permitir como mediadores explorar esquemas mentales en busca de soluciones alternativas.

Como todo en la vida. existen personas con una cualidad innata en la generación de contextos favorables, pero el resto de los mortales no debemos preocuparnos, pues esta habilidad puede adquirirse en la medida necesaria, en base a la práctica y al aprendizaje.

Como mediadores, tenemos que intentar que el contexto trasmita sobre todo “confianza” a las partes, por eso es muy importante “no solo lo que decimos, sino también todo lo que acompaña a lo que decimos”, por lo que es fundamental la manera de como se ha realizado la sesión informativa, de si hemos sido capaces de trasmitir a las partes que se encuentran en buenas manos, que tenemos capacitación profesional suficiente, que todo el proceso se va a desarrollar de forma confidencial y con absoluta imparcialidad, etc. Si en la sesión inicial hemos conseguido conectar y trasmitir todo esto, estamos generando un magnifico contexto para el proceso de mediación.

La lista de aspectos que intervienen en el contexto es grande, y en algunos casos muy sutiles, pero todos influyen. Pensemos en cosas sencillas, como la manera en la que se realiza la cita, pues no lo mismo que llame una secretaria, a que sea el propio mediador el que se ponga en contacto; el lugar donde se realizan las sesiones, pues no el lo mismo un ambiente “frio” que un ambiente “cálido”;  el grado de compromiso que les hacemos llegar a las partes, siendo puntuales, evitando cambios de fechas e interrupciones, etc.

Otros aspectos igualmente importantes para generar un entorno positivo es nuestra propia presencia, demostrando en todo momento nuestro interés y compromiso con lo que ocurre en cada momento, mediante una escucha activa, que no es otra cosa que escuchar lo que dicen e interpretar lo que sienten.

Volviendo al ejemplo de la cumbre de Jefes de Estado, los encargados de protocolo saben que si quieren que exista una posibilidad de acuerdo, tendrán que generar el contexto adecuado, pues si existe tal contexto, ya todo dependerá de los asistentes, pero si no se ha generado el contexto apropiado, la cumbre fallará estrepitosamente. En nuestro caso es muy parecido, porque si existe el contexto adecuado podremos obtener acuerdos satisfactorios y duraderos en el tiempo, pero si no existe el contexto adecuado, no obtendremos acuerdos, ni buenos ni malos.

Acordémonos lo que decía el famoso escritor inglés William Shakespeare:

El mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres son meros actores”

[1] REAL ACADEMIA ESPAÑOLA – Diccionario de la lengua española.

CGR ALV

Ángel Luis Vázquez Torres Economista Mediador Civil, Mercantil y Concursal Administrador Concursal Experto contable, financiero y Fiscal Coach

Deja un comentario

2 + 15 =

Menú de cierre

SOLICITAR CONTACTO

css.php