CANCELAMOS DEUDAS EN VALLADOLID

¿QUÉ ES LA LEY DE 2ª OPORTUNIDAD?

Es una norma que introduce aspectos sustanciales en nuestra Ley Concursal, que permite que miles de personas sobreendeudadas

  1. Puedan renegociar sus deudas, en un plano de igualdad con los acreedores (incluidas las entidades financieras).
  2. En el caso de que la renegociación de su sobreendeudamiento no llegue a buen fin, permite liquidar sus activos de forma ordenada mediante un procedimiento concursal especial  y cancelar completamente sus deudas mediante la “exoneración de deudas no satisfechas” haciéndole posible comenzar de cero.

Descubra en un minuto si puede acogerse a la ley de segunda oportunidad en Valladolid accediendo al siguiente formulario:

La finalidad de esta ley es permitir que cualquier persona física (consumidor, autónomo, etc), a pesar de haber tenido un fracaso económico empresarial, profesional o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida sin tener que arrastrar indefinidamente la carga de una deuda que nunca podrá pagar.

¿CUÁNTO CUESTA CANCELAR TUS DEUDAS?

¿Cuál vale recuperar tu vida? Es difícil cuantificar  la felicidad de recuperar el control de tu vida y experimentar la sensación de libertad de poderla vivir libre de deudas.

Ningún caso es igual a otro, por lo que el coste será diferente en cada uno de ellos, pero para que puedan tener una referencia del importe de nuestros honorarios habituales en cada fase:

FASE 1

Acuerdo Extrajudicial

FASE 2

Solicitud de Concurso de Acreedores

FASE 3

Solicitud de Exoneración

¿CÓMO FUNCIONA LA CANCELACIÓN DE DEUDAS EN VALLADOLID?

Un expediente de “Segunda Oportunidad” exige agotar las TRES FASES.

No se puede acudir a lo que coloquialmente se denomina “Segunda Oportunidad”  (solicitud de exoneración de deudas) sin antes haber agotado las dos primeras fases.

PROCEDIMIENTO PARA LA EXONERACIÓN DE PASIVO INSATISFECHO

El procedimiento para la exoneración de pasivo a las personas físicas consta de dos etapas:

En la primera se concede provisionalmente el beneficio, y en la segunda se establece un periodo de buena conducta del deudor, que culmina con el reconocimiento definitivo del beneficio de exoneración.

El concursado, deudor persona física, solicita la exoneración de pasivo insatisfecho una vez concluido el concurso por liquidación o por insuficiencia de masa activa. 

De la solicitud se da traslado al Administrador Concursal y a los acreedores personados para que hagan las alegaciones que en su caso consideren. Si nadie se opone se concede el beneficio provisional.

DESTINADO A LAS PERSONAS FÍSICAS

Tanto el empresario, como el que no lo es, siempre que sea un deudor de buena fe.

Pueden beneficiarse de esta medida tanto la persona natural empresario, entendiendo por tal el que ejerce una actividad económica (empresario, profesional o autónomo), como el que no lo es (consumidor), siempre que sea un deudor de buena fe.

Se entiende por deudor de buena fe quien cumple los requisitos establecidos para poder solicitar la exoneración de pasivo.

RECUPERA TU VIDA (CONSUMO, ACTIVIDAD ECONÓMICA, FIN DEL ACOSO TELEFÓNICO Y CARTAS AMENAZANTES...)

Con la “segunda oportunidad” las personas físicas (empresarios o consumidores) pueden acceder a la exoneración del pasivo insatisfecho, para poder continuar una actividad económica y personal, siempre que se cumplan unos determinados requisitos.

Hasta la entrada en vigor de la ley 14/2013 el concurso de persona física carecía de una solución clara en nuestro derecho, ya que únicamente se había emitido una sentencia favorable, por el Juzgado Mercantil 3 de Barcelona, basada en causas practicas, teleológicas y de justicia material.

¿Cuáles son los requisitos para acogerse al beneficio a la Ley de Segunda Oportunidad?

Solicitado el concurso de acreedores consecutivo, el juez podrá exonerarle de gran parte de sus deudas bajo dos condiciones:

  1. En primer lugar, que el propio juez considere que el deudor ya no tiene dinero ni activos para afrontar sus deudas.
  2. En segundo lugar, que dicho deudor haya demostrado obrar de buena fe, lo que significa cumplir varios requisitos:

Si no hubiera satisfecho los créditos generados desde la declaración del concurso, deberá cumplir algunos requisitos adicionales:

  • Acepte someterse a un plan de pagos.
  • Que no haya incumplido las obligaciones de colaboración en el proceso concursal.
  • Que no se haya beneficiado anteriormente de esta exoneración.
  • Que, en los cuatro años anteriores a la petición del concurso, el emprendedor no haya rechazado una oferta de empleo “adecuada a su capacidad”.
  • Acepte la publicación de la obtención del beneficio de la exoneración con acceso a quien acredite interés legitimo, por un periodo de 5 años.

(+34) 637 67 00 31

Consúltenos sus dudas por Whatsapp y con gusto le informaremos.

¿Cuál es el primer paso para acogerse a ella?

En primer lugar, el deudor deberá intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores.

¿Necesita alguna figura que lo ayude en el proceso?

La figura del mediador concursal es imprescindible en este proceso.


El deudor solicitará la designación de un Mediador Concursal ante Notario o ante el Registro Mercantil según corresponda y a partir de este momento, el Mediador Concursal
hará de interlocutor entre el deudor y sus acreedores.

Finalizado el proceso de negociación (de unos dos meses aproximadamente) si no se ha alcanzado acuerdo, el deudor o el Mediador Concursal podrán solicitar en el Juzgado el
concurso de acreedores consecutivo.

¿Qué hay que hacer para acogerse a esta Ley?

Es imprescindible la participación de abogado y procurador. Se debe presentar la solicitud de dicho beneficio ante el juez que haya conocido el previo concurso de acreedores. Y previamente a todo ello haber intentado, al menos, un acuerdo extrajudicial de pago con los acreedores.
La solicitud del beneficio debe ir acompañado, según los casos, de una propuesta de Plan de Pagos, cuya duración es cinco años y a la que el deudor se debe someter.

¿Quedará totalmente libre de deudas?

Sí, siempre y cuando la concesión de dicho beneficio lo sea con carácter definitivo y siempre y cuando no tenga el deudor recursos para poder pagar sus deudas.

¿Las deudas desaparecen para siempre?

No exactamente. Hay ciertos matices a tener en cuenta. Cualquier acreedor podrá pedir al juez la revocación de la exoneración de deudas si, en los cinco años posteriores a la admisión de la ‘segunda oportunidad’, el acreedor entiende que el deudor ha obrado de mala fe o ha obtenido ingresos mediante economía sumergida, o se acredita la existencia de bienes o derechos ocultados.

“Si crees que puedes estar en situación de beneficiarte de la Ley de Segunda Oportunidad los profesionales de YIP ONLINE estamos especializados y a tu disposición para ayudarte”

SOLICITAR ASESORAMIENTO

(+34) 911 680 430

Deje su número de teléfono y un equipo de expertos se pondrá en contacto con usted lo antes posible.

Cerrar menú